domingo, junio 15, 2014

Ya había hecho una carrera de 5km, había participado en la Carrera de la mujer de 7.2km y estaba preparada para algo más. Una carrera de 10km parecía una distancia razonable y muy posible.

Así fue como busqué entre todas las carreras que habían disponibles para Mayo y me apunté a la 35 Carrera del Agua. En esta ocasión he mirado muy bien el perfil del recorrido, porque como sabéis en Madrid suelen haber demasiadas cuestas y no quería debutar en esa distancia y morir en el intento. Leí que era uno de los 10.000 más planos de la ciudad, ¡así que decidí seguir adelante con la inscripción!



En esta carrera no había realmente una feria del corredor, simplemente ibas y buscabas tu bolsa, el dorsal y la camiseta en las instalaciones del Canal Isabel II. De todas formas creo que siempre es emocionante que te den tu númerito, esta vez era el 4061.

Desde mi primera carrera, se ha convertido en una rutina preparar todo desde la noche anterior; la indumentaria, la mochila, el polar, mi dorsal de Uno entre cien Mil, unas barritas para después de la carrera, etc. Para estos 10km decidí correr con mi ropa habitual de entrenamiento. En general utilizo mallas, tops y camisetas de Nike Running, porque son súper cómodas, dri-fit y además los diseños y colores son preciosos.



Esta vez había calculado el ritmo de carrera kilómetro a kilómetro. Mi objetivo era terminarla en menos de 1 hora y para hacerlo tenía que mantener un paso por debajo de 6min/km. Días antes de la carrera consulté con amigos instaruners y me recomendaron dosificar los primeros 4 km (que eran bajada), aguantar del 4 al 6 km  (que eran subidas) y a partir de km 6 ¡tenía que darlo todo!  En teoría no sonaba tan complicado y con tanto entrenamiento parecía posible de lograr.

El día la carrera salí de casa súper temprano, con una cara de sueño de esas mortales. Como mujer previsora, llegué bastante antes al lugar. Cuando faltaban unos 30 min para ese emocionante pistoletazo de salida, me apliqué el protector solar (uso el Isdin Fusion Gel), guardé el móvil y dejé la mochila en el guardarropa. Ahora sólo quedaba acercarme a la zona de salida y empezar a calentar un poco de la prueba. Normalmente hago un calentamiento de 10-12 min aprox. y ya estoy preparada para salir.



Había llegado el momento. ¡Preparados, listos..Ya! Cuando me había dado cuenta ya la carrera había terminado y mi polar marcaba 59min 35seg, ¡lo había conseguido! Bajar de 1 hora en mis primeros 10km.  Estaba muy contenta, pero fue una experiencia muy dura.

Durante los primeros kilómetros había logrado seguir bien el ritmo que tenía marcado, todo iba saliendo según el plan. Aunque confieso que cuando iba por el kilómetro 8 empezó el sufrimiento. Miraba el tiempo y veía que iba a un buen ritmo, pero la mente y las piernas empezaban a estar muy cansadas. El último kilómetro fue el peor, sabía que tenía el objetivo muy cerca, casi podía tocarlo, así que saqué todas las fuerzas que tenía para pasar por el arco en menos de la hora (de mi tiempo real). Y así fue.



Por primera vez viví lo que dicen del sufrimiento de los corredores. Y me he dado cuenta que tienes que ir muy concentrado en seguir adelante y en decirle a tu mente y a tus piernas que hagan lo suyo.

Podéis ver el vídeo de la llegada en Corriendovoy.com
Una vez que pasé por el arco y me recuperé, lo primero que he pensado es: "Quiero más, ¿cual será la siguiente?". Espero que ese sentimiento no se vaya nunca, porque quiero llegar muy lejos e ir superando paso a paso todos los obstáculos de esta carrera conmigo misma.

Bueno esto es todo guerrer@s. ¿Nos leemos?

¡Un abrazo!

Carmen.

2 comentarios:

  1. ¡Muy grande, guerrera! Compartimos reto :) Yo me enfrentaré a mi primera carrera de 10k el 28 de junio y espero correrla en menos de una hora también. ¡Qué nervios!

    Nos leemos ;)

    ResponderEliminar
  2. Hola Saioa!! Seguro que lo harás fenomenal y disfrutarás mucho de la experiencia. ¡A tope guerrera! Gracias por pasarte :)

    ResponderEliminar